martes, febrero 08, 2011

Rosa Posadas



Conozco las fórmulas exactas que hacen de un discurso algo más que un entramado de palabras. Por eso me causó cierto impacto oírte hablar, tan libre, bueno, tan no sé, no sé si libre será la palabra correcta, pero ahí estabas tu, encaramada en lo más alto de aquella plazoleta, creo con los pies en equilibrio encima de la base de la farola del centro, y allí, en esa situación de patrona de barco, endilgaste sin tapujos tu discurso y todos enmudecimos embelesados ante la fuerza de tus palabras. Sabes construir esperanza, ardor, entrega. ¿De dónde nace esa fuerza? Me gustaría conocer tu pasado, tener acceso directo a la infancia de Rosa Posadas, y entender. ¿Enamorado? Yo diría fascinado, muerto de curiosidad, y bueno, tu cuerpito, cosa nada desdeñable. Me contaron que naciste lejos de aquí, que tu familia venía huyendo de no sé que país latinoamericano. Ahora me da rabia no haber puesto más atención cuando me contaban de ti. Siento un pudor irreprimible que me impide escuchar habladurías sobre vidas ajenas. Y ahora, este gran interrogante mientras te observo. No necesitas de nadie. Bueno, eso parece. Tu presencia repite al mundo que eres una entidad viviente con raíces profundas, y a tu lado, aunque sé que es un pensamiento exagerado, me siento menos, poco bueno para una hembra como tú, y los celos me comen. ¿Ridículo? Seguramente. Pero así siento la vida y mejor no negarlo. Soy dramáticamente instintivo. La intensidad siempre me pudo. Y al verte hablar delante de todos, con esa pasión, pienso que naciste para mis brazos, y que debo guardar en secreto esta certeza tan evidente. ¿Estaré loco?

11 comentarios:

  1. ¿Realidad o ficción? Poco importa...

    ResponderEliminar
  2. ficción...escribo como hombre, y no lo soy, no lo soy...jajaja...saludos!

    ResponderEliminar
  3. Cuesta cambiar de sexo al escribir...Al menos a mí.

    ResponderEliminar
  4. a mi, por una extraña condición, me es fácil...de hecho, en posts más antiguos, escribí por entregas una historia sobre un personaje masculino, Mario Navas...como tenía pocos seguidores y los textos eran un poco largos...dejé a medias la historia.

    ResponderEliminar
  5. Lo has hecho muy bien.
    No es fácil.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Puede ocurrir que tengas seguidores en silencio, que no te esciben, pero te leen. Tu blog es bueno, muy bueno, y una vez alguien me dijo que "si un blog es bueno la gente acaba por leerlo" y eso pasa (o pasará) contigo y podrás acabar la historia de Mario Navas... La buscaré.

    ResponderEliminar
  7. Gracias rombo, eres una ternura, me subes la autoestima, siempre...buenos días!

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno, conseguir transmitir desde otra piel y convencer al lector es logro de los buenos amantes de la escritura
    Excelente metamorfosis.
    Te sigo, hoy desde mi lejanía que a veces me impide "hablarte", pero no dejo de leerte.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias Beatriz,encantada de que una persona como tu, lea mis escritos. Saludos!

    ResponderEliminar
  10. No se ha notado la dicotomia de la voz masculina. Muy bien, Siona.

    ResponderEliminar